domingo, 28 de febrero de 2016

ESCAPARATE POÉTICO (LXXI) Roi Vidal





                                  ROI  VIDAL  (Santiago de Compostela, 1982)





FÍREME

dáme apertas esquecidas no lugar
onde agochamos as respostas

entre os días
e os poemas

entre as miniseries
Roi  Vidal
e a roupa sen lavar

entre os pelos
que resisten amarrados
ás sabas da cama

e as sabas da cama




COÑÉZOTE
como unha man
firmada polo tempo que virá

é por iso
que estou lonxe
do lugar onde me esperas

é por iso
que estou cerca
do que ficará despois

coñézote sen verte
e seite de memoria

como a música dun río
a descender da neve
(sinfonía de saloucos e violíns)

como o ruído da neveira
que deixamos sempre aberta

como esta carne a arder
entre os coitelos

confiemos
na tormenta

celebremos
este tempo de verán




FÁLAME
do tempo que perdemos

esa historia escrita
coa letra pequena dun pé

e non me espertes nunca
nunca agás que sexa a túa arela
coa mentira dos aplausos
a demora dunha enchente
os teus labios con feridas
as derrotas e as elipses
volverme  a aquela festa de silencios
a aquel lugar perdido
que chamabamos nós




ÁBREME
como un ceo que chove
nesta casa sucia
que pagamos
pelo a pelo

faime cómplice da túa fame
abre o interruptor da luz

dáteme en especias
pero dáme
pérdome en coitelos
pero afíame

négame de esguellos
fíreme as respostas

céibame da luz
esa ilusión




ORGÁSMOTE
coa ósmose
do cosmos

esváeste
cun
case
que
te
vas




[Do libro Teatro (XV Premio de Poesía Concello de Carral), editado por Espiral Maior.2013.]



          Roi  Vidal recita un poema de Teatro, na Libraría Porta XIII, de Vilanova da Cerveira

jueves, 25 de febrero de 2016

DARDO POÉTICO (XXX) Un emocionante poema de Héctor Abad Faciolince




Se  hai unha palabra que defina a obra de Héctor Abad Faciolince, ademais da súa altura literaria, esa é emotividade.
     Si, en todos os seus libros o autor consegue fascinarnos cos temas que toca e coa súa maneira de contar. A maxia impregna o seu discurso literario, tanto sexa certo o que narra como ficción pura. Belida ficción, xaora.
     Unha escritura brillante define a súa escrita. Nela hai indagación, híbridos de conto, ensaio e autobiografía, memoria individual e colectiva. Tamén ledicia e tristeza fondas e, mesmo, é quen de converter a risa nunha arma eficaz contra a violencia.
 
Héctor Abad Faciolince
     Os seus libros fixeron de Héctor Abad Faciolince un dos referentes esenciais da literatura latinoamericana actual. Mais, malia ter obras tan interesantes coma Fragmentos de amor furtivo, El amanecer de un marido ou Traiciones de la memoria (ademais da recén publicada, La Oculta),  El olvido que seremos seduciu a medio mundo.Un libro duro, tremendo. Un libro valente, auténtico, fermoso e honesto. Un relato conmovedor. Unha reconstrución amorosa e paciente da figura do seu pai, o médico Héctor Abad Gómez, que dedicou os últimos anos da súa vida á defensa da igualdade social e aos dereitos humanos e que foi  asasinado no centro de Medellín.
     Unha historia que mestura as ganas de vivir coa rabia e a tristeza pola morte dun ser excepcional.
     
Héctor Abad Gómez e o seu fillo
     
     Volvín a emocionarme co escritor colombiano. Caeu nas miñas mans ( agasallo da miña muller) un poemario de Héctor Abad (así, sen o segundo apelido), editado por Pre-Textos.  Dubidei  se sería de quen eu pensaba e fun ver a lapela. Confirmou o que sospeitaba: eran poemas do escritor nado en Medellín. Xustificaba a desaparición “poética” do apelido materno, non por desprezo, senón porque cre que en prosa ten unha identidade diferente que en poesía.
     O título, Testamento involuntario e contén unha magnífica introdución (que eu lin ao rematar) do meu admirado Andrés Trapiello.
     


     Gocei coa sinxeleza, o humor, a ironía, a emoción e o verso directo que fun atopando nos poemas. Como ben di Trapiello, “nos versos de Abad Faciolince latexa sempre alguén moi próximo que non quere renunciar a contar unha historia, un feito que nace do abraio ao que trata de preservar o seu misterio”. Lin, relín as páxinas con interese e sentín que estaba diante do escritor que me fascinara en prosa.
     


     A honestidade, sempre presente, xunto á emoción vital que preside a súa obra, estaban en Testamento involuntario. Volvo coincidir con Trapiello  cando afirma que  “a humildade o leva a escribir poesía como se fose prosa, pero a semente que vén en cada unha das súas palabras está posta para que algún día dean o seu froito de silencio”.
     Cando cheguei ao poema Memento, o corazón encolléuseme. Volvía sentir o desacougo que me producirá a lectura de El olvido que seremos. Todo ese libro estaba condensado nestes versos.


     E este vai ser o “dardo poético” que lanzo para que gocedes do espírito dun poema emocionante, escrito por alguén delicado e humilde que, máis que outros moitos, conxuga perfectamente literatura e vida.
     Lédeo con atención e dexádevos levar pola emoción que posúe.


Héctor Abad Gómez. (Foto abadfaciolince.org. LA PATRIA)



                                                   MEMENTO


MI padre era doctor y olía a limpio.
Me gustaba el recuerdo de su olor
sobre la almohada
cuando se iba de viaje,
Medellín
y miraba hechizado
cuando estaba  en la casa
su brocha de afeitar.
Con sus cuchillas,
para tocarlas,
por medirles el filo que raspaba sus mejillas,
me corté muchas veces
las yemas de los dedos.
¡Esa sangre tan roja entre mis manos!
Por la mañana amaba
las huellas de sus pies en las baldosas
y los rollitos de los calcetines
dejados en el suelo,
y sus muchas corbatas en el clóset
tras el frasco de agua de colonia,
Medellín
Roger Gallet, que alguna vez regué.
Nunca consideré
si era feo o buenmozo
por mucho que los otros mencionaran
su nariz de rabino y su cabeza calva.
No lo consideré,
pero cuando mis ojos veían su semblante
para mí era la calma.
Yo tocaba tambor en su barriga
y desde sus rodillas
Medellín
en las lentas mañanas del domingo
rodaba
piernas abajo por las espinillas.
Mi hermana un día
lo hizo desmayar con un abrazo,
y él siempre a todos nos dejó aturdidos
con la ventosa enorme de sus besos
y con el viento de sus carcajadas.
Mi padre recitaba poemas de memoria
y me leía en voz alta el Martín Fierro
bajo un árbol umbroso de Rionegro.
Todos los sábados se ponía un sombrero
y en su rosal se hacía jardinero.
“Nací en el siglo XIII y campesino,
no tengo otro abolengo”.
Como era liberal,
se decía cristiano y comunista
Medellín
porque amaba a los pobres,
porque sufría con el sufrimiento.
Mi padre vacunaba por las selvas,
daba horas y horas y más horas de clase
en la universidad y también en las cárceles,
participaba en marchas de protesata
empuñando con  furia sus pañuelos blancos
y publicaba artículos en los periódicos
diciendo el nombre de los torturadores,
“capitán tal, sargento hijo de tal”,
denunciando secuestros,
asesinatos y desapariciones.
Yo lo quería tanto que, de niño,
había decidido morir si él moría.
No lo cumplí de grande, hace unos años,
cuando no se murió sino que lo mataron.
Aunque era manso,
tal vez porque era manso lo mataron.
También era valiente y no envalentonado,
era manso y valiente
porque estaba en peligro y no sentía miedo
y su única arma eran las teclas
de una Olivetti azul
o el azul de la tinta de un bolígrafo.
Eso ha tenido un nombre: resistencia.
Nunca entendimos que lo hubieran matado
ni que el traje con sangre
que me entregaron en el anfiteatro
Esculturas de Botero en Medellín
pudiera ser su traje con su sangre.
¡Nunca sangre tan roja entre mis dedos!
Había en sus bolsillos un poema
de Borges, “Aquí, hoy”,
una lista de muerte con su nombre,
y una bala incrustada
en el forro del cuello.
La bala fue una de las seis que lo mataron
Medellín
y no la conservamos;
los nombres de la lista
fueron siendo borrados,
en los meses siguientes,
por los asesinos.
El poema decía:
“Ya somos el olvido que seremos”.
Y es verdad. A veces lo olvidamos.

Yo voy a recordarlo el día que me muera.


lunes, 22 de febrero de 2016

" O DÍA QUE CHOVEU DO REVÉS", de MARÍA CANOSA: UN CONFLITO ENTRE AS NUBES E O SOL QUE PROVOCA UNHA ENORME DESFEITA


Facer unha folga traballando é un acto inverosímil.
     Que as nubes cheguen a quedar sen auga de tanto chover é algo inaudito.
     Navegar entre os tellados das casas de Vila de Portoseco resulta chamativo.
     A quen se lle ocorren tamaños disparates?
     Pois a unha das escritoras que está a crear unha obra sólida, persoal, imaxinativa e intelixente que a min me encanta: María Canosa.
    
     Todo isto (e máis) ocorre no álbum O día que choveu do revés, publicado por Edicións Xerais de Galicia na súa colección Merliño.
     Unha historia, que María Canosa nos conta, chea de humor e enxeño. Unha historia que te transporta a un mundo máxico; a un mundo de tolemias e desaxustes, de conflito entre as nubes e o sol, de caprichos e solucións.

     Son as nubes as protagonistas desta enxeñosa historia. Unhas nubes que se enfadan co Sol,  porque consideraban que o seu traballo de regar os campos era maltratado pola calor abrasadora que provocaban os seus raios .
     
María Canosa
     Así que, diante de tamaña decepción decidiron ponerse a chover a cachón, todas á vez, durante días e días. Remataron esgotadas e ao miraren cara abaixo non daban creto ao que vían: a Vila de Portoseco estaba asolagada, os seus habitantes navegaban entre os tellados e o campanario da igrexa. Unha verdadeira desfeita.
     Perante  o desastriño que acababan de provocar, puxéronse nerviosas, quixeron compensar o problema e atrevéronse a pedir axuda…ao Sol!
    
     A partir de aquí, de xeito fantástico, humorístico, con situacións surrealistas, María Canosa tece unha historia deliciosa, chea de humanidade, coa natureza ben presente, a través dunha prosa coidada, rítmica que nos transporta á necesidade de que as cousas flúan respectuosamente  e en convivencia. Unha historia, tamén, de solidariedade e de unión cando se produce unha catástrofe.
    
     María Canosa fainos sorrir (que choiva do revés é un logro no desenvolvemento da narración), fainos sentir a maxia da palabra ben empregada, cun ritmo axeitado aos primeiros lectores e fainos (a todos e todas) descubrir o pracer de contar”.
    
Ilustración de Dani Padrón
     Un libro imaxinativo, realzado, unha vez máis, polo fantástico traballo de ilustración de Dani Padrón. O ilustrador consegue darlle máis calor, se cadra, á historia pola forza expresiva das imaxes e as cores empregadas, nun libro cheo de auga. O humor e o desexo de supervivencia ante a desfeita está perfectamente reflectido nas ilustracións e a tenrura nos rostros dos personaxes chegan a emocionar.

     En definitiva, un álbum necesario, que non debe pasar desapercibido para todos aqueles lectores/as que, sen prexuízos de idade, queiran gozar da boa literatura.


                                                                                                                         ANTONIO GARCÍA TEIJEIRO

domingo, 21 de febrero de 2016

ESCAPARATE POÉTICO (LXX) Luz Pozo Garza



                                    LUZ POZO GARZA  (Ribadeo, Lugo, 1922)



ESCRIBÍAS AS PÁXINAS SECRETAS
da fábula da vida
cun Ramallo de lilas para a norte

Asbías que no inicio da noite
Luz Pozo Garza
se revelan as almas do infortunio
                   -E o poñías nun libro-

E sabías da transgresión das horas
cando o tempo se anula
                   -E o poñías nun libro-

E sabías que o valeiro das almas
leva de seu a mágoa dunha fonte en penumbra
                   -E o poñías nun libro-

Acaso presentías
cando pechar os ollos cun Ramallo de lilas
                    -E a norte escribe o libro-




ERA O MAR A ESCRITURA
que non revela a luz

Eu ben sei que chorabas polo mar coma a vida
Pero o mar non revela o seu misterio
Era a conciencia cómplice do quebranto

Era o mar unha fábula anónima
Unha flor ignorada en resposta
a un anhelo infinito

Talvez chegou o mar
ata os pés dos que dicen amor no mes de abril
Pero ti non estabas

Tiña o mar a lisura dunha páxina nova
na escritura da vida

Partían sombras mudas
Sombras de alguén que fuxe de si mesmo

¿Era o mar a existencia?
¿O amor?
¿A flor ferida da inocencia?

As aves imprevistas dos anceios
fuxían sobre un mar imposible sen retorno
sempre de cara á norte
                                     Para Manuel V. Villaverde





SOLETREABA EU AÍNDA O MEU NOME
de párvula e sabía desa existencia túa
Rosalía. A ela vai dirixido este poema
xa ensumida
nos avatares dunha sombra

Demoraba nun parque de eucaliptos
na vila tan amada
e souben do regreso daquela sombra ambigua
expresada nos astros
E sabía dun corazón oculto
no manto dos ocasos e as camelias
sabía das vivencias escritas
como follas que murchan sen remedio
nunha tarde letal
perdida nas estancias do outono
nas orelas do Sar sempre de cara á norte




CAMELIA MÍSTICA



Este fulgor tan frío que nos traspasa a alma
flor de carne celeste
flor minuciosa pétalo por pétalo
labios que bican sen rozar apenas

Esta flor que se entrega sen paixón
sen porfía

Contemplación acaso beatífica
para unha mística do Coñecemento




(Do libro Memoria Solar. Obra poética. Ed. Linteo, 2004)



                                                         Luz Pozo Garza cóntanos por que comezou a escribir.





                                         Luz Pozo Garza no acto da conmemoración dos 127 anos do pasamento de Rosalía de Castro

jueves, 18 de febrero de 2016

" LA OBSESIÓN POR DIVERTIR ", OUTRO MAGNÍFICO ARTIGO DE PACO ABRIL

Paco Abril (Foto de Ana López Chicano)


De novo, Paco Abril, unha das mentes máis lúcidas se de Literatura Infantil e Xuvenil falamos (aínda que non só deste tema).

     Neste artigo aborda un asunto tan interesante como controvertido. Fálanos do concepto “divertir” levado ás aulas. Concordo plenamente con el. Non se pode facer unha disección máis lúcida, clara e intelixente sobre algo que, penso eu, pode levar a confusións perigosas, afastadas do fiable.

     Paco Abril escribe cunha enorme convicción, produto dos seus moitos anos reflexionando arredor destes asuntos. E fainos pensar. Provoca estímulos. Marca camiños. Non é algo novo isto que acabo de dicir.Leva pasando  dende hai ben tempo. Paco Abril non deixa indiferente a ninguén.
     
     Paco Abril é un mestre da conversa, de abrir camiños cara a discusións interesantes. Un verdadeiro axitador cultural.
     Admiro moito a Paco Abril  e Versos e aloumiños  séntese moi orgulloso de contar coa palabra aguda e afiada dunha persoa que ten tanto que dicir neste e moitos outros eidos.

     
     Un pracer e unha honra.




La obsesión por divertir

                                                                                    Paco Abril


En todos los simposios, mesas redondas, congresos y otros eventos sobre la educación y la lectura se apela constantemente al vocablo divertir. Parece una exigencia ineludible que todo cuanto posea intencionalidad educativa debe de estar bien impregnado de diversión, so pena de fracasar de manera estrepitosa.

Si se quiere acercar a los niños a la lectura, se intentan diseñar divertidos programas de animación en las escuelas y en las bibliotecas. Si se pretende acercarlos a la ciencia, se considera que lo más eficaz es hacerlo a través de propuestas de ciencia divertida. Si se desea sensibilizar su gusto por la música clásica, casi cae de cajón que se deberán organizar conciertos que capten la atención a través de la diversión.


Un maestro con el que me topo con frecuencia, me comentó, un tanto desolado, que le faltaban recursos para divertir a sus alumnos, y que, por tanto, sus esfuerzos por enseñarles le resultaban baldíos. Me confesó también que no se sentía con fuerzas ni con ganas de ponerse al día en el aprendizaje de nuevas técnicas para entretenerlos.

Y si la diversión es el gran remedio que se quiere aplicar a los niños, también pretende ser la panacea de los adultos.

Una editorial publicaba una antología de poesía y, el compilador, afirmaba: «La idea es divertir a los lectores». Porque la poesía, según su criterio, «tiene que ser divertida».

Parece como si cualquier propuesta educativa, del tipo que sea, que no conjugue el verbo divertir en todos sus tiempos, estuviera de antemano condenada al fracaso.

Pero ha sido la animación a la lectura la acción que más se ha dejado envolver en la seductora red de la diversión, ha caído atrapada en sus persuasivos brazos. Los animadores se han acogido, como si fuera una ley, a la tercera acepción que el diccionario da para animación: «Concurso de gente en una fiesta, regocijo o esparcimiento».


Y en todas sus propuestas procuran con insistencia buscar esa fiesta, ese regocijo, ese esparcimiento.

Los ejemplos de apelación a la diversión en todos los campos son tantos que demuestran una auténtica obsesión por divertir. Todo se contagia cada vez más de esa obsesión. En el Centro de Arte de la Laboral, de Gijón uno de sus teóricos afirmaba:
«Aquí  hay que conseguir que por encima de todo la gente se divierta».

Analicemos el concepto. Divertir es apartar la atención para llevarnos hacia otra cosa. Esto es, procurar no que la atención se centre, sino que se descentre. La persona que intenta divertir a alguien tiene que esforzarse en entretenerle, en distraerle, en sacarle de sí mismo para transportarle a otro lugar donde prime el entretenimiento, la distracción, el alborozo. Quien nos divierte, trata de sacarnos de nuestra rutinaria ocupación, o de nuestra preocupación, y de trasladarnos a otro lado.


¿Por qué esta obsesión por divertir sobre todo en el ámbito educativo? ¿Por qué se ha ido convirtiendo en la tabla salvadora o en la levadura de cualquier acción educativa que se precie?

Pues, entre otras razones, por una comprensible reacción contra esa educación que se encuentra situada en el campo minado de lo aburrido, de lo pesado, de lo fastidioso. Qué fácil es pisar una de esas minas de didactismo tedioso y quedar mutilado para siempre. Hay muchos escolares, por ejemplo, a los que se les atragantan los libros de texto, los rechazan por indigestos y ponen, delante del vocablo texto, el prefijo de, quedando bajo el rótulo de libros de detexto, y extienden esa repulsa a todos los libros y a todo lo escrito en general. Lo peor no es que se lea poco o no se lea, lo peor es que se desarrolle una epidemia de aversión a la lectura. Por eso hay un afán constante de enganchar al público a través de la diversión. La máxima podría ser: atraer para distraer. Y por eso se invierten grandes esfuerzos y grandes sumas de dinero en divertir.


Muchos son ya los que afirman que si convertimos la enseñanza en un divertimento, en juego, erradicaremos el fracaso escolar.

Tarea loable esta de divertir, sobre todo cuando trata de apartarnos de la angustia, de la tristeza, del aburrimiento; pero que, cosa curiosa, no aumenta el deseo de leer, ni de aprender, ni de investigar, ni de pensar, ni desarrolla el gusto musical, ni estimula la lectura, ni despierta la curiosidad científica. El agotador esfuerzo por divertir fracasa en las acciones educativas que emprende, estén dirigidas a niños o adultos.

Lo divertido sólo dura lo que dura la acción de divertir. Practicamos el ejercicio saludable de pasarlo bien con algo animado, pero enseguida se apaga la llama de lo  que nos sacó de nosotros mismos por unos instantes.

Divertir es un fuego de artificio que puede estallar en mil colores, pero que muy pronto se desvanece en el aire. Lo divertido carece de fuerza impulsora para la acción. Es lógico que así sea, porque su función no es la de fortalecernos, sino  la de distraernos.

Si la diversión no es la solución, ¿con qué la sustituimos?, nos preguntan los defensores de la pedagogía del deleite?

La pregunta a la que deberíamos responder, sin embargo, es otra: ¿qué es lo que hace prender nuestra atención en un libro, en una película o en algún proyecto que nos fascina? ¿La diversión? No, por supuesto que no.

Lo que nos engancha de verdad es el interés.
 
Jean Piaget
Los educadores verían cambios radicales si, en vez de divertir, trataran de interesar. «No se trata de que los niños hagan lo que quieran, sino de que quieran lo que hagan», decía el psicólogo Jean Piaget allá por 1940.


Divertir es entretener, que no es poco. Interesar es llenarnos de una energía, de un combustible que nos impulsa, que hace que nos esforcemos en cualquier empresa, en cualquier empeño. El interés, que está formado por una conjunción de deseo y necesidad, es una fuerza, una potencia.  Un niño que está interesado en la lectura, no necesita actividades divertidas para que lea, sólo necesita libros adecuados. Tampoco necesita animadores ni mediadores, sino facilitadores. Cualquier persona interesada por conocer lo que sea, buscará la manera de investigar, consultar, indagar. Y su interés no decaerá con el tiempo, sino que aumentará. Fomentar el interés es consolidar lo duradero frente a lo efímero. El interesado dota de valor al objeto de su interés y se implica en él de manera permanente. Mientras que la diversión huye como la peste del esfuerzo, el interés nos confiere la energía para realizar el esfuerzo necesario que nos lleve a alcanzar las metas que nos propongamos.